Colaboradores y amigos

“¿Será la función racional de la mente mentir?”

Dani Martín

Dani Martín (Madrid, 1977) ha escuchado a Aute “desde que nací”, ya que su madre es una gran admiradora de su obra. Cuando en 2007 lo conoce, aumenta su admiración tanto artística como personal por Luis Eduardo, y así lo demuestra cantando Las cuatro y diez cuando gana el premio “Ondas” en 2016.

Marwan

Marwan (Madrid, 1979), conocía a Aute desde que era pequeño a través de sus padres, pero no fue hasta los 16 años cuando se hizo seguidor de la música de Silvio Rodríguez y Luis Eduardo Aute. La generosidad y cercanía de Aute, especialmente con los artistas que estaban empezando, ha permitido a Marwan poder conocerlo y admirarlo profundamente.

Drexler

Jorge Drexler (Montevideo, 1964) descubre las canciones de Aute en el año 1992 durante un concierto en Buenos Aires. El mayor aprendizaje que ha obtenido de Luis Eduardo ha sido el hecho de entender la canción como un fin en sí mismo, un hecho artístico. Drexler ha incorporado a sus canciones el erotismo y la alta poesía tan propias de Luis Eduardo Aute.

Rozalén

Rozalén (Albacete, 1986) conoce “el repertorio de Aute desde niña” a través de sus padres, grandes admiradores de Luis Eduardo. Según Rozalén, se emociona cada vez que escucha a Aute, y los primeros pasos con la guitarra los dio con sus cancines. Durante su etapa universitaria en Murcia lo conoce personalmente durante un homenaje a su obra, en el que canta De Alguna Manera, haciendo llorar al propio Luis Eduardo Aute. En los conciertos de su gira actual siempre incluye su conmovedora versión de La belleza.

Joaquín Sabina

Joaquín Sabina (Úbeda, 1949) en los setenta estaba exiliado en Londres cuando un día un amigo suyo le regalo el disco de Luis Eduardo Aute, Espuma” y se aprendió todas las canciones. A comienzo de los años ochenta se conocen personalmente y poco a poco se va forjando una gran amistad entre ambos. En 1986 para el concierto  Joaquín Sabina y Viceversa, Aute le dedicó la canción Pongamos que hablo de Joaquín. Años mas tarde, Sabina le devolvió el tributo con la misma música pero con su letra en el tema Quién es Caín, Quién es Abel que canta en la película. Joaquín asegura haber pasado en casa de Aute alguna de las noches más solidarias, hospitalarias y felices de su vida.

Joan Manuel Serrat

Joan Manuel Serrat (Barcelona, 1943) vio por primera vez a Aute en un programa de TVE cantando Aleluya. Reconoce que fue para el muy impactante ya que en esa época la música que se escuchaba en Cataluña era distinta. Posteriormente coinciden en varios actos promocionales y en uno de ellos Luis Eduardo se dejó la guitarra y Serrat le presto la suya. Poco a poco se creó una gran amistad y participo junto a él, en el concierto Entre Amigos, un concierto que para él es y será inolvidable

Ana Belén

Ana Belén (Madrid, 1951) conoció a Aute con tan solo 15 años y siempre han tenido una gran amistad. Ha cantado en numerosos eventos gran parte del repertorio de Luis Eduardo, pero para ella la canción más importante de él es De Paso, ya que él mismo se la regalo en los años setenta. Además, Ana considera que la verdadera música sobrepasa generaciones como así ha pasado con la música de Luis Eduardo.

Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez (San Antonio de los Baños, Cuba, 1946) descubrió la música de Aute antes de conocerlo en persona. Posteriormente Silvio participó en el concierto Entre Amigos y cuenta que acudió directamente desde el aeropuerto sin ningún tipo de instrumento ya que casi llegan tarde. En los 90 hicieron un disco en directo y una mítica gira juntos Mano a Mano. La relación de amistad entre ambos ha hecho que con el paso del tiempo ya se consideren como hermanos. Además, Silvio a raíz de la enfermedad de Luis Eduardo estuvo muy pendiente de él, incluso le recomendó un doctor en la Habana donde estuvo ingresado varios meses y Silvio le iba a ver todos los días.

Antonio Fraguas “Forges”

Antonio Fraguas “Forges” (Madrid, 1942-2018) siempre consideró que Luis Eduardo Aute era más importante en todo lo demás que como cantante. Luis Eduardo junto a Jesús Munarriz le dedicaron un disco Forgesound, en homenaje a los personajes que Antonio Fraguas “Forges” llevaba a sus dibujos y viñetas.

“En la vida, malo es no tener raíces,
pero mucho peor, no tener railes”.