Entrevista con el Director

“Nada me complacería más que, tras Eduardo de Ory, Eduardo Chicharro y Juan Eduardo Cirlot, Carlos Edmundo de Ory me considerara su cuarto Eduardo”.

Gaizka Urresti. Director de Aute Retrato

Licenciado en Ciencias de la Información en la UPV/EUH, ha dirigido 14 cortometrajes con los que ha obtenido una nominación al Premio Goya por Un Dios que no ampara (2011) y el premio Goya al Mejor Cortometraje de Ficción por Abtenerse agencias (2014). Además, ha dirigido tres largometrajes: los documentales El último guion. Buñuel en la memoria (2008) -co-dirigido con Javier Espada- y Arizmendarrieta, el hombre cooperativo (2018) y la comedia Bendita calamidad (2015). En su faceta de productor de largometrajes destacan títulos como Vida y color de Santiago Tabernero (2006) o Incierta gloria (2017) de Agustí Villaronga.

Aute Retrato

ENTREVISTA – GAIZKA URRESTI

Luis Eduardo Aute es uno de los creadores más polifacéticos de nuestro país: compositor e intérprete, pintor, poeta, cineasta y dibujante.

Aute Retrato de Gaizka Urresti es una celebración de la obra del artista con capítulos dedicados a cada de una de sus facetas creativas, que se van desvelando de forma emocionante y conmovedora a través de sus testimonios y los de amigos, de colaboradores y de artistas participantes en el concierto homenaje ¡Ánimo, Animal! -que se celebró el pasado año con el aforo completo y presencia de actores como José Sacristán, Aitana Sánchez Gijón o Charo López, entre el público-. El film aborda de forma secuencial los impactos de cada una de sus canciones icónicas en momentos clave de la historia reciente.

El largometraje muestra en detalle todas las disciplinas artísticas manejadas por Aute, así como sus temas recurrentes: el erotismo, el amor, el humor, la mística, la amistad y el compromiso político. Estas van amenizadas por algunas de sus canciones, que se han convertido en la banda sonora de varias generaciones, con versiones inéditas interpretadas por Dani Martín, Rozalén, Marwan, Ana Belén, Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat, Jorge Drexler, Ismael Serrano, Pedro Guerra y Víctor Manuel, entre otros.

Las cuatro y diez; Cine, cine, cine; Rosas en el mar; La belleza; Al Alba; Una de dos…

¿Cómo nace la película?

En el año 2015 yo buscaba un personaje relevante del que hacer una biografía, como antes había hecho la de Luis Buñuel, y en ese momento, estaba terminando la de José María Arizmendiarrieta. Yo a Luis Eduardo Aute le conozco desde hace años, tenía una relación bastante cercana con él, y le planteé la posibilidad de hacer una película sobre él. Al principio, él se mostró muy escéptico porque no se sentía merecedor de una película que hablara de su vida y de su obra. Finalmente le convencí, y durante 2016 estuvimos acompañándole en la gira Giraluna, en la que repasaba sus 50 años en el mundo de la música, grabando discos, en recitales poéticos y también hablando con amigos suyos.

¿Porqué se llama Aute Retrato?

El título es un juego de palabras que el propio Aute ha utilizado a lo largo de toda su vida. Los tres discos de recopilatorio de toda su obra se llaman Auterretratos. Además, él en la pintura a lo largo de toda su vida ha practicado mucho los autorretratos, que él llamaba también Auterretratos. Nosotros lo hemos heredado para hacer esta película, que es un retrato de Luis Eduardo Aute creado con su colaboración.

¿De qué manera afectó su infarto a la película?

En agosto de 2016, cuando Aute sufrió un infarto, el proyecto se paralizó. Esperábamos su recuperación. Fueron pasando los meses, y ésta no llegó, no en la medida que nos hubiera gustado, pero a finales de 2017 hablando con la familia y en consenso con ellos, decidimos seguir adelante con la película, en paralelo con los conciertos de apoyo de sus compañeros de profesión como tributo a su obra que se estaban organizando bajo el título de ¡Ánimo, Animal!

En ese sentido, la película juega un papel necesario de reconocimiento y sobre todo apuesta por dar a conocer a los nuevos públicos, a la gente más joven que igual no le conoce tanto, sus canciones, sus facetas de pintor, poeta o cineasta.

¿Qué desvela la película?

Como el propio nombre indica, Aute Retrato es un retrato del propio Aute -el papel fundamental lo juega él a través de sus testimonios desde los años 60 hasta nuestros días- en los que va repasando no solamente su vida sino sus inquietudes creativas. Luego están sus amigos y colaboradores, que van describiendo cada una de sus facetas artísticas, desde el universo del cine con Azucena Rodríguez o Jaime Chávarri, el de la pintura con Fernando Bellver, la poesía por parte de los Munárriz, y la música, sobre todo la música, a través de muchos de sus compañeros de profesión, integrantes del concierto homenaje ¡Ánimo, Animal!

Además el film desvela material de archivo de la propia familia, tanto fotografías como de su evolución como intérprete en los escenarios y sus grandes conciertos. También muestra el archivo de la época, pone en contexto el mundo que le ha tocado vivir, desde imágenes del bombardeo en Manila por parte de los norteamericanos, hasta de la transición en los años 70 y los años 80… La película es un fresco del mundo que le ha tocado vivir a Luis Eduardo Aute.

¿Qué papel juega la música en la película?

La música es fundamental en la obra de Eduardo y en esta película. A lo largo del metraje suenan más de cuarenta canciones de Luis Eduardo Aute, muchas en su versión original interpretadas por él, tanto en las primeras grabaciones como en el concierto de la gira Giraluna; y podremos disfrutar de las versionadas por sus compañeros, coetáneos y por gente joven, que participaron en el concierto ¡Ánimo, Animal!, consiguiendo que suenen como nunca antes las habíamos oído en versiones de Rozalén, Marwan, Dani Martín, Jorge Drexler, Silvio Rodríguez, Serrat o Sabina.

¿Qué interés tienes en las biografías en el cine?

La biografía me parece un género apasionante, me da la oportunidad de reflejar las vidas de gente a la que admiro y de la que me gustaría aprender algo. En ese sentido, hace años hice una sobre Luis Buñuel, en la que me adentraba en el mundo del cine; el año pasado se estrenó la de José María Arizmendiarrieta, en la que profundizaba en la economía transformadora y la economía social, y con la de Aute lo que buscábamos era mostrar la creación global en mayúsculas y especialmente la relacionada con el mundo de la música.

¿Cuál de sus facetas conocías menos?

Sabía que Luis Eduardo Aute es un artista muy polifacético, que desarrolla sus capacidades en los campos del cine, la poesía, la pintura y la música, pero he comprobado al hacer esta película cómo todas estas disciplinas y facetas están muy interrelacionadas: su música bebe de su poesía, su cine bebe de su música y su pintura aglutina un poco todo. De alguna forma, detrás de todo está la misma voz poética, que condensa todo esto con mucha coherencia.

También, sobre todo a través de los testimonios de la gente más joven, he comprobado la generosidad de Luis Eduardo Aute, que siempre ha estado dispuesto a ayudar, a dar consejos a la gente, especialmente cuando empieza. A mí siempre me ha apoyado. Por ejemplo, me acuerdo de una película mía, Un Dios que ya no ampara; cuando la vio, me envió una carta escrita a mano, analizándola, que guardo como un tesoro.

¿Cómo crees que ha influido Aute en la cultura hispana?

Aute es una figura clave en la cultura hispana de la segunda mitad del S.XX, no solamente en España, sino también en Latinoamérica. Lo demuestra el cariño y la admiración que siempre ha recibido por parte del público, que a lo largo de sus 50 años de carrera ha seguido escuchando sus canciones, comprando sus discos y yendo a sus conciertos. Quizás esa faceta como músico ha impedido ver a las instituciones su grandeza como artista global, como poeta, como cineasta, como pintor y no le han otorgado suficiente reconocimiento institucional. En un país como Francia, no dudo que una figura como él tendría un premio de carácter nacional como el “Princesa de Asturias”.

¿Qué has descubierto al hacer esta película?

He descubierto que a lo largo de una carrera tan larga y exitosa como la de Aute, a él no le ha importado en determinados momentos apartarse de la música para dedicarse de pleno a la pintura o en el momento de mayor éxito de su carrera musical grabar discos tan personales como Templo, que le alejaba de un éxito fácil con el público; o encerrarse durante cinco años en su casa a crear más de cuatro mil dibujos para hacer una película como Un perro llamado Dolor (2001). De alguna forma, él siempre ha priorizado la coherencia en la creación artística frente al éxito de público. Luis Eduardo Aute no es alguien que solo admiras por sus canciones o por sus creaciones artísticas, sino sobre todo por esa libertad e independencia con la que ha manejado su carrera artística durante toda su vida, con una gran coherencia. De alguna forma, para todos los que nos dedicamos a la creación y al arte, es un ejemplo inspirador.

¿Por qué merece Aute una película sobre su vida?

Yo creo que Luis Eduardo Aute se merece esta película como una forma de agradecer su legado: sus canciones, sus pinturas, su poesía y sus películas; es un tributo. Y sobre todo porque la gente joven merece conocer a un artista tan personal y único como Luis Eduardo Aute.

¿Cómo definirías a Aute en una palabra?

Como lo define Dani Martín en la película, un artista en mayúsculas.